_____English____Português____Español__

Noticias

Trabajos Verdes para los Pobres: ¿Por qué el Enfoque de Empleos Públicos es Necesario Ahora?

Por  Maikel Lieuw-Kie-Song, ex Director de la Unidad EPWP del Departamento de Empleo Públicos de África del Sur, actualmente investigador y consultor independiente, y Radhika Lal, Centro Internacional de Políticas para el Crecimiento Inclusivo.

En el contexto de los desafíos económicos y ambientales que el mundo enfrenta actualmente, ha habido llamamientos para un  New Deal Verde y Global (ver, por ejemplo, PNUMA/OIT/OIE/CSI, 2008).
Dichos llamamientos han destacado los beneficios en creación de empleo de las inversiones “verdes”, principalmente aquellas destinadas a acelerar la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Innovaciones en las políticas de los países en desarrollo, particularmente en África del Sur y en la India, también demuestran la importancia de las actividades ambientales generadoras de empleos en recuperar o ampliar el acceso a bienes y servicios ambientales públicos, así como en mejorar el sustento productivo de los pobres. Este articulo describe la racionalidad económica de la promoción de este tipo de “empleos verdes” y de la adopción de un enfoque de “empleo público” en este sentido.

En muchos países en desarrollo, las áreas críticas para el funcionamiento continuo de los ecosistemas requieren atención urgente. Diversas actividades realizadas—por ejemplo, de plantación de vegetación autóctona, eliminación de especies invasoras, construcción de estructuras para reducir la erosión, protección de reservas y el manejo de cuencas—(son intensivas en mano de obra y tienen el potencial de crear empleos para los pobres. Estas inversiones a  menudo generan beneficios para los pobres y las comunidades
locales y los ingresos adquiridos por dichas actividades medioambientales también atenúan las presiones que conllevan a una mala utilización de los recursos naturales.

Sin embargo, la capacidad de estos tipos de inversiones en reducir la pobreza y establecer políticas medioambientales no era reconocida hasta hace poco. Lieuw-Kie-Song (2009) argumenta que, en primer lugar, esto se debe a que los beneficios de inversión en el medio ambiente son hasta hoy difíciles de
cuantificar con precisión a pesar de ser muchas veces evidentes. Por ende, es difícil que estas inversiones compitan por recursos con otros tipos de inversiones cuyos beneficios pueden ser cuantificados con mayor
facilidad. En segundo lugar, la falta de “mercados funcionales” para la mayoría de los servicios ecosistémicos agrava esta dificultad, ya que se concede poco reconocimiento al valor de los servicios prestados por los ecosistemas y actualmente parece no haber mecanismos de mercado para fomentar el nivel necesario de inversiones en recursos naturales.

Lieuw-Kie-Song propone un marco para analizar las inversiones ambientales, basado en los beneficiarios de tales beneficios. El estudio argumenta que en muchos casos los gobiernos deberían tomar la iniciativa de realizar estas inversiones a través de programes de empleo público por las siguientes razones:
(i) la creación de empleo para los pobres debería ser una parte integral de la estrategias de reducción de pobreza;

(ii) cuando los beneficios generados por estas inversiones se dirigen directamente a los pobres, el gobierno debe actuar según su mandato de erradicación de la pobreza;

(iii) los gobiernos tienen un papel a desempeñar cuando hay fallas de mercados o estos son disfuncionales;

(iv) cada vez es más claro que los riesgos de no invertir en los recursos naturales son enormes, tanto en términos de la escala del impacto como
de los daños causados a largo plazo, muchas veces irreversibles;

(v) aunque los beneficios no pueden ser cuantificados con precisión, muchas veces son apropiados por el gobierno, directamente o indirectamente.

El estudio de Lieuw-Kie-Song explora programas como la iniciativa “Trabajando por Agua” (Working for Water por su nombre en inglés) del gobernó de Sudáfrica, la cual fue iniciada en 1995 y para el 2009 había
retirado ya 856,000 hectáreas de vegetación invasora. Esto ha resultado no sólo en el aumento de los flujos hidrológicos y en la disponibilidad de agua, pero también en mejoras en la productividad de la tierra; en la conservación de la biodiversidad en áreas ecológicamente sensibles donde plantas invasivas a menudo dominan las especies nativas; en una mayor resistencia a incendios y en el apoyo a la conservación de muchas áreas y reservas protegidas de suma importancia para la creciente industria turística sudafricana.
A partir de este programa se generon una serie de otros programas públicos de empleo, como  Working for Wetlands ( Trabajo por Zonas Húmidas), Working on Fire (Trabajo sobre el Fuego), Working for the Coast (Trabajo por el Litoral),  Working for Tourism (Trabajo por el Turismo) y  Working on Waste (Trabajo sobre Resíduos).
Este último se enfoca en actividades para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, tales como la instalación de calentadores de agua solares, el mejoramiento de la eficiencia energética de los edificios gubernamentales y la producción de energía a partir de residuos de biomasa.

Asimismo, el estudio analiza ejemplos del Esquema Nacional de Garantía de Empleo Rural (NREGS, National Rural Employment Guarantee Scheme por su nombre en inglés), el cual tiene un fuerte componente en gestión
de recursos naturales, particularmente en el área de captación de agua y gestión de microcuencas hidrográficas. En varios casos, los projectos de generación de empleo han ayudado a aumentar la productividad agrícola y mejorar el sustento de agricultores pobres, a pesar de que la sustentabilidad de los activos producidos pueda ser un problema a medio y largo plazo.

La actual crisis económica global y las preocupaciones sobre el cambio climático están estimulando una profunda reevaluación del papel del Estado en la economía. Esta revisión está siendo provocada en parte, por las nuevas evidencias sobre la importancia de grandes programas de asistencia social en el aumento de la resiliencia económica y social. Además, cada vez se reconoce más la necesidad de mayores inversiones en la gestión de los recursos naturales y del medio ambiente. Programas de empleos enfocados al medio
ambiente representan una sinergía entre estos dos cambios, y por ello merecen nuestra atención y consideración actual – no solo como medidas de mitigación de crisis, pero también como intervenciones políticas importantes para el crecimiento inclusivo y sustentable.

Puede acceder a otras publicaciones relacionadas a este tema aqui:

¿Dónde están los trabajos que sacan a la gente de la pobreza en Brasil?

Reconsiderando Programas de Empleo Público: ¿Yendo Más Allá de las Redes de Seguridad?

¿Cuál es el Impacto de la Fijación de Objetivos de Inflación en el Desempleo?

¿Qué es la Pobreza?

 

 

URL: http://pressroom.ipc-undp.org?lang=es/?p=11740

Escrito por el Jul 18 2012. Archivado bajo Areas Temáticas, Crecimiento Inclusivo, Crecimiento Inclusivo en el Mundo, Noticias. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Dejar un comentario

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google